Rubén Bonet


adopteaunescritor@yahoo.com


miércoles, julio 07, 2004

fragmento de pite hasta que choque. narrativa tropical. ensayo modular # 5. aparecido en la compilación me ves y sufres. NITRO PRESS & Ed. PELLEJO. DF, 2003



escuchar el lado oscuro de mi compadre -una rola de terrestre- siempre hace que piense que ese momento es un momento especial. momentos y momentos que se van directito a la basura. siempre atrás de algo, husmeando el vacío. interesante peregrinaje en pos de la nada grandiosa que algunos iluminados -sábato a la cabeza- llaman absoluto.

11:30 de la noche. empieza a llover de NUEVO. yonderboi en el estéreo. me estoy terapeando a base de pipazos de mota y caballitos de aguardiente. todo resplandece en un aura de misterio insondable. a ese tipo de absoluto me imagino que se refieren cuando hablan de absoluto.


fade out desde interior de coche. toma aérea: el mismo coche abandonando alegremente la ciudad de méxico. uno de esos momentos en que todo presagia felicidad. con l. va todo viento en popa (si obviamos las dificultades de ser amantes en nuestras diferentes condiciones civiles). nos vemos a menudo y hacemos el amor con pasión y alegría aunque nuestros encuentros casi siempre están matizados por el tiempo (el tiempo en el que ella debe regresar a su casa para no tener pedos).

flash back. antecedentes: planeamos escaparnos un fin de semana largo a tlacotalpan en el estado de veracruz y nos vamos. tengo un trabajo de medio tiempo como editor en un portal de arte en internet y consiguientemente algo de dinero –mi mendrugo quincenal- (aunque con l. el dinero nunca ha sido un problema). real time: disfruto como enano. chelas en el carro desde el primer beso. a ratos maneja l. a ratos manejo yo. nunca puedo estar tanto tiempo con ella. las cosas fluyen de maravilla, no nos peleamos por nada (a pesar de que l. tiene un carácter ciertamente especial) y nos amamos cada vez más. hacemos mucho el amor y nos empedamos tranquilamente (sin pensar en el tiempo). me encanta esa combinación de dulce amor y chelas. platicamos mucho y de muchísimas cosas. vivimos un verdadero oasis de cariño, admiración y ternuras mutuas.

una de esas noches después de mucho beber y comer –sobre todo beber- durante todo el día y seguir chupando también en el cuarto y de hacer mucho el amor (y seguir chupando porque follar da mucha sed), guacareé en la regadera todo lo que había comido y bebido todo el puto día. como cuando me acosté ya estaba bien pedo -dormí como fardo- a la mañana siguiente no recordaba en absoluto todo el asunto de la vomitada. me paré para ir al baño y como con todas las cosas horribles que se obstinan en NO desaparecer de nuestras vidas ahí estaba la guácara. íntegra. dioch mio qué asco! esa masa grumosa también era yo. verse reflejado de esa manera y de buena mañana cuando uno está sentado en la taza del wc tratando de cagar es un golpe muy bajo a la autoestima, sobre todo cuando se goza de una cruda descomunal. en realidad no estaba cagando –no tenía absolutamente nada en el estómago- pero cuando estoy muy crudo o todavía pedo me siento en la taza a mear y así me evito el problema de tener que atinarle con el puto chorrito.

zoom in: la cantidad de tonos de la masa era indescriptible: rositas, verdes, anaranjados, había también algo azul. todo flotando en un magma blancuzco. creo que ayer no le puse mucha atención a la acción de masticar porque habían trozos más o menos grandes y como se atoraban en la coladera no dejaron pasar lo que a estas alturas ya era una argamasa de alimentos y fluidos en proceso de solidificación y a punto de convertirse en un solo ente. dioch mio otra vez, qué asco! más asco me daba pensar que lo iba a tener que sacar si nos queríamos dar un regaderazo. además había un punto de pundonor en querer que l. no viera tan deleznable espectáculo, ya lo ha visto me dice. mierda! pero continuando con mi discurso lo que no quería ni remotamente era que l. tuviera que lidiar con ello o que tuviera que renunciar al necesario aseo matutino por culpa de que la regadera fuera un lodazal de vómitos infames. oH! dioch mio! mezclar el amor con los detritos estomacales. y además con esa cruda. uggg que contingencia! en esos momentos me sentí francamente incapaz de hacerle frente al asunto. me acosté un rato más para reponerme del impacto y me armé de valor: finalmente le entré al inevitable desatore de la regadera. por supuesto tuve que hacerlo con mis manos. entre arcadas que hacían que constantemente babeara un chorrito de líquido gástrico –no había absolutamente nada más en mi interior, TODO estaba enfrente de mí- fui echando los pedazos de la horrenda argamasa de color y olores diversos a la taza del baño. casi me guacareo a mí mismo. enterito. echarle agua hizo que la masa se dispersara y ahora tenía que lidiar con un gran caldo donde los pedazos de jaiba o no sé que mierda era lo que comimos ayer flotaban caprichosa y rebeldemente navegando al son de la corriente. menudo suplicio. definitivamente la coladera no estaba jalando bien. lo único que me permitió sobrevivir a la experiencia era pensar que l. estaba acostada leyendo ahí al lado y que no me quedaba más remedio que regresar al cuarto con un claro triunfo en mi misión. estaba (estábamos) esperando la ducha para darnos un regaderazo y así poder abandonar el cuarto y salir a comer algo. no la podía defraudar y desmayarme sobre mi guacara así nomás. al cabo de media hora pude dejar la puta regadera despejada. nos bañamos, nos enjabonamos el uno al otro, hicimos el amor y salimos a desayunar caldito de pescado acompañado de unas chelas en uno de los restorancitos que están sobre el río papaloapan. entre sorbitos de uno y lo otro nos damos perfecta cuenta que nuestro amor crece y crece como un río desbordado por la lluvia.


nada más a un escritor le permitimos que penetre de tal modo en nuestra mente. sabemos que cerrando de golpe las páginas lo podemos mandar a chingar a su madre de manera inmediata, contundente e incluso definitiva.


hey PENDEJOS no tiren el libro!!! o es que acaso se lo han regalado para que lo traten así?
fragmento de pite hasta que choque. narrativa tropical. ensayo modular # 4. aparecido en la revista Nitro #5, ed. NITRO PRESS. DF, 2001.



las cosas se dan como se dan. así es la vida: algunas veces está muy bien y otras se pone de lo más peliagudo. como cuando se viaja en avión y no se tiene absolutamente ningún control sobre las circunstancias. en un momento dado te puede estar atendiendo una azafata en algún idioma elegante mientras te sirve wiski y cerveza -que como buen hooligan aéreo es lo que siempre tomo en los aviones, digo, ya que invitan-, y que la siguiente secuencia sea que te estés orinando los pantalones porque de repente el avión atraviesa una zona de turbulencias justo cuando has decidido entrar en el baño y todo empiece a sacudirse de forma violenta y todo se tiña de color pánico y creas que lo siguiente que vaya a suceder es que el avión empiece a perder alas o que empiecen a arder y que te arrepientas de no haber prestado atención a las instrucciones del video, y no recuerdes qué coño hay qué hacer en caso de emergencia, sobre todo si estás en el baño con la picha fuera, en ese momento lleno de lucecitas diciendo que no fumes, que regreses a tu asiento y un montón de cosas más, y tú mientras tanto con la picha en la mano meándote los pantalones, los calzoncillos, los zapatos y todo lo que hay por debajo de un metro de altura...y casi deseas que el avión se estrelle porque para salir así...


10.15 de la mañana. buen momento para casi cualquier cosa y yo hablando de simulacros. la batalla está perdida de antemano. en el campo de combate no hay cadáveres porque los hologramas ni siquiera tienen sombra. nada más un dato: no hay ni un solo signo de actividad sobre la arena. de nuevo la sensación del tiempo bruto desglosándose con pesadez. hace calor y va a hacer más. el día es azul, muy azul. como ayer, anteayer y probablemente mañana -van a haber diferentes grados de azul a lo largo del día-. me gusta verlos atentamente (a las ocho, a las doce, a las cuatro) mientras me pregunto un poco por ocio y otro poco por la observación repetida del fenómeno si esas diferentes intensidades de azul tienen algún otro motivo de ser que manifestarME -lo vivo a modo de revelación personal, el resto del mundo sigue ocupado en sus propios asuntos- la mismísima esencialidad del azul, la evidencia que señala a esa categoría como indiscutiblemente real, tangible. tan real y tan tangible que he llegado a pensar que lo que verdaderamente ocurre ante mis ojos es un portentoso alarde de hiperrealidad azul dado que su persistencia y literalidad son aplastantes.
todo esto porque a veces aparte del azul no hay nada más. no mucho más, en todo caso....pienso instalado cómoda y felizmente en mi calma pacheca que no debería salir al exterior y exponerme a tanto azul sin unos buenos lentes. pero mis lentes son azules -eso es absolutamente casual- y nada más remarcarían innecesariamente la azulidad de por si acusada del entorno...


...aunque bien pensado el experimento parece convincente: vivir el hiperazul. habrá que probarlo.


anyway. los lentes están bien chingones. son una imitación de los rayban clásicos versión oriental, fayuca de lo peor. me los compré hace poco a la salida de unos baños en la autopista méxico-querétaro. paramos a mear y a comprar algo de líquido. había viajado en avión desde tijuana durante casi todo el día anterior -uno de esos boletos baratos con varias escalas- y me había desvelado chupando tequila en casa de unos amigos.
ese mediodía necesitaba protección ocular y daba la casualidad que traía dinero. vi varios lentes que me llamaron la atención y finalmente me gustaron ésos desde antes que entrara al baño a mear. los compré a cuarenta pesos después de regatear cinco. yo estaba muy contento con el arreglo aunque estoy seguro que 40 era su precio real, consciente el vendedor que si mi interés persistía a huevo le iba a regatear. la cosa es que funcionó para los dos. más que en un intercambio comercial me creía sellando un pacto, así de justo veía yo el trato. desde el momento en que me los puse me sentí motorista federal, nada más me faltaba la harley. como además durante el trayecto nos estábamos chingando unas líneas de coca mi sentimiento de euforia y cierto sentimiento de superioridad (no comparativa, el resto de pendejos simplemente no existían, trabajaban como actores secundarios -sin paga- de mi delirio) se prolongó durante un buen rato. en el coche muchas risas y decenas de kilómetros devorados con avidez y precisión. muy buena la medicina del doctor b.
ya en el cotorreo a uno de esos androides imposibles que produce la poesía queretana (no me acuerdo si a la bestia darki o al gordo arellano, bueno la bestia darki no es poeta, es un drogadicto con inquietudes) se le ocurrió decir que los lentes me daban aspecto de clint eastwood pero en versión gay, lo que mermó por unos momentos la confianza que tenía depositada en el poder del lente azul para dotarme de un aspecto implacable. la zozobra duró poco. luego luego recuperé la autoestima y no me los quitaba para nada. ni para cepillarme los dientes, ni para darme un regaderazo, menos! para hablar por teléfono, y como me quedaba con la niña f. hasta muy tarde viendo mtv en la habitación del hotel casi siempre amanecía con ellos puestos.
muy loquita esa niña f., por cierto. le gusta ver televisión y comer paletas mientras cogemos y decirme obscenidades que me ponen muy cachondo. luego se inventa juegos raros como que soy su hermanito mayor -en realidad casi podría ser su padre-, y le tengo que explicar que es lo que le hago convenciéndola (nada díficil) para que me siga dando chance de metérsela sin que nos oigan nuestros imaginarios papás. cosa que de todos modos sería imposible puesto que la televisión suena a todo volumen.
nada mal el fin de semana literario: mi estatus: invitado. nos la pasamos en el cuarto follando como locos durante muchas horas seguidas. bueno, también bajábamos a comer y yo tenía que salir seguido a por más chupe y condones (una buena parte de mi exiguo presupuesto se fue en eso -también de energía: había que caminar un chingo, porque en querétaro no en todas las farmacias (de dios) venden condones. que les den mucho por el culo!, sin condón. en esas circunstancias el que trajera siempre los lentes puestos simplemente era para estar a la altura de mi glamuroso entorno: hotel 4 estrellas, cocaína de calidad, la morenaza ninfómana, los pendejos de mtv arriba y abajo con sus limusinas, las saborosas y catódicas piernas de ruth.... en una de ésas estábamos contemplándonos desnudos frente al espejo, cachondeándonos mientras admirábamos el potencial de nuestros respectivos atributos sexuales, y fue cuando la niña f. me dijo que me parecía a renton -el de trainspoitting- y que adoraba mi energía yonqui. mientras me decía eso ya estaba de nuevo a horcajadas sobre mi pito inauditamente erecto para el carrillón que le estaba dando. me imagino que la combinación de lujuria y cocaína era lo único que lo podía mantener tan estupendamente irrigado. evidentemente traía mis lentes azules puestos. tenía en realidad muchos motivos para estar satisfecho con mi compra. que viva el comercio! y el intercambio sexual!, motores del progreso de la humanidad. hey! no me compra un libro? simón. simón, soy el autor...bla bla...


escribir libros. pero qué clase de pendejada es ésa! cada vez que me pongo a reflexionar sobre el asunto me dan unos mareos que me dan ganas de pedir trabajo en un oxxo (queremos verte feliz) y decirle adiós a las fiestas entre semana y dejarme de una vez para siempre de payasadas y de darle disgustos a mi madre por no tener un trabajo estable.
pero sé que si hago eso de todos modos nunca voy a ser capaz de ahorrar y comprarme un coche ni nada por el estilo y me va entrar una gran depresión -mi nivel de tolerancia con la frustración es bajísimo- y estoy casi seguro que me iba a dar por meterme chingaderas porque voy a tener algo de dinero (mi mendrugo quincenal) para drogas /malas, porque cuando uno trabaja no tiene tiempo de procurarse buenos alimentos/ aunque no tenga suficiente dinero como para empezar a comprar un coche, y qué bueno que no pueda pagar un coche porque seguramente es probable que también empezara a beber mucho -se seca mucho la boca (con las chingaderas)- de manera controlada claro, nada con exceso, casi NO en horas de trabajo, y sobre todo bien alimentado, pero nunca acaba siendo de manera controlada y a la mera hora me iba a dar en la madre con el puto coche (todavía sin pagar) y causar desgracias quién sabe si irreversibles a los acompañantes y a los peatones y a los perros y a los otros conductores con sus familias, con lo que ya no me falta mucho para decir que en realidad YO con un coche SOY UN PELIGRO PARA EL MUNDO...idea suficientemente aterradora para que acabe pensando que es mejor escribir libros aunque sea una cosa muy pendeja y no dé dinero que andar estrellándose por ahí porque uno piensa que necesita un trabajo o un carro para moverse por la ciudad...oH! my god! oH my god! TUS CONEJITOS ME VUELVEN LOCA le dice una mujer bidimensional a un hombre también bidimensional que aparecen y desaparecen en estricta procesión. tus CONEJITOS ME VUELVEN LOCA! TUS CONEJITOS ME VUELVEN LOCA! y a mí? qué crees que me pasa cuando pienso en TÚ CONEJITO!
me cago en la puta! qué bueno que no tengo coche porque si ahora tuviera que meter la primera y darle al acelerador mientras estoy pensando en CONEJITOS! de seguro me iba a estrellar. estamos en el alto de patriotismo con churubusco. hay un epectacular múltiple que gira y gira. vamos a coyoacán por mota, a la casa de k. en espíritu santo, recibimos visitas inesperadas y quieren fumar. estoy erizo y encantado de hacer EL PARO. lo bueno es que esta unidad móvil la maneja pablete. TUS CONEJITOS ME VUELVEN LOCA. oH! my goochies oH! my goochies! se me deshace el cerebro de tanta alegría social: TU CONEJITO TAMBIÉN ME VOLVERÍA LOCO SI FUERAS REAL, MALDITA PERRA! de veras que no podría manejar en esta ciudad. en ninguna. nunca más. CONEJITOS! carros. trabajo. escribir. PERRAS. mierda de cerebro. mierda de mundo...
...la vida es una tómbola tómbola tómbola de luz y de colores, colores, colores....


flashback: club tropicana, en la novena, entre la revolución y madero, tijuana downtown. viernes en la noche, tratando de reanimar la escena, el lugar. algunos amigos. los de siempre. otros de siempre no estaban. muchos en el party del jai alai, 8 dólares. mucha gente. muy jóvenes, gringos la mayoría. decían que la música iba a estar chida, dj´s de san diego y bla bla. yo me acerqué y la música no estaba tan buena. muy energética, ideal para hacer aeróbicos o para terapear a soldados alemanes gays. la energía de todos modos en el ambiente. luego averigüé: gran contingente de tachas en circulación. 20 dólares, pero necesitas varias para ponerte realmente bien: too expensive for me, vato. no para ellos, parece ser. mucha gente local del tropicana al jai alai y al revés, expectantes. en el tropicana más que viernes bailable parecía partida de dominó de la comunidad saurí en el exilio. todos los abuelos del movimiento: dr. bostich, pepe moght, mr. ejival, d´j tolo, d´j chuy...lo de siempre. momentos mil veces vividos y mejor (no podrían cambiar su puto repertorio nortecqueño de vez en cuando, please). cierto cansancio díficil de disimular. los tics del fantasma de la vejez prematura disfrazados en un look adolescente ABSOLUTAMENTE CASUAL. más cerveza. no mucha, tampoco. nada de excesos, platicar amable y tranquilamente (estoy con g.). evidentemente no drogas de calidad, i mean, lsd, 3, 4 bolas la dosis. suficiente para un buen rato. oh yeah! mejor bailando, de perdida. hoy no hay nada de nada. por si fuera poco con no mucho dinero (no para MDA), por lo menos aquí venden caguamas. looking for la niña siki. la ví a la entrada. g. se adelantó (hice que se adelantara), casi nunca me topo con la niña s. me gusta estar con ella. larga historia. nos quedamos platicando un rato, mucha gente arriba y abajo. queriendo entrar, queriendo salir. en fin, ganas de decirse muchas cosas pero nada fácil la comunicación. fui por una cerveza para mí y otra para la niña s. cuando regresé a la puerta ya no estaba. no quiso entrar. le iba invitar la chela, a entrar, si quería. i mean, no really bad times for me. de todos modos ya no estaba.


cambio de óptica (parametrización con las fuerzas maníacas): el mismo lugar. polvo y cruda de cristal. many beers. mucho sol mucho sol mucho sol. lo que antes era feo ahora es horrible, insoportable. more beer. more beer. el cerebro recalentado. todo, el asfalto, el interior de los coches, mi cabeza, sobre todo: my poor & stupid brain. arde tijuana. bunkers en un radio razonable: el dandy del sur. many more beers viéndole las tetas a la girl tender, comiendo cacahuates y fumando un raleigh tras otro mientras las pantallas de televisión escupen miles de imágenes por segundo de gente muy grande esforzándose mucho: remando, casi siempre tras una pelota, persiguiéndose unos a otros como dementes: en bicicleta, a patín, a caballo, en canoas...tirándose de los aviones, esquiando por tierra, mar y aire...interesante. lo bueno podría ser que se pueden ver varios canales simultáneamente (4 tv´s) pero no es en absoluto lo bueno. lo bueno es no prestarle mucha atención porque todo es la misma mierda mareadora. no es bueno tampoco atiborrarse de cacahuates nada más porque sí, porque están ahí. le digo a la güera que se los lleve, las cáscaras también, y que me traiga otra dos equis ámbar, bien helada. me olvidó de la televisión, prendo un cigarro y le doy un buen sorbo a mi chela. excelent! echo un ojo al resto del personal. a veces pláticas interesantes. nada más que hay que tener cuidado con los borrachos ya muy borrachos porque nada más hablan ellos, escupen cuando hablan y dicen puras pendejadas: ahí le va mi mano chaquetera -por mí te podrías meter tu mano chaquetera por el culo! ojalá en un ejercicio de autosucción anal pudieras desaparecer todo tú por el agujero de tu jodido culo, y nada más quedara sobre la barra un ano volteado y la amenaza latente de que regreses en algún momento chorreando tu propia mierda, pendejo!. me imagino que así me debo de ver yo a veces, no tan soez por supuesto, me refiero a lo impertinente. oH! discúlpeme, discúlpeme USTED. hoy no. borrachos elegantes. de los de dos a cuatro, a veces desde antes (odio el periodo entre esas dos horas. en el centro de tijuana y en verano, más). voy a pedir otra cerveza y a disfrutar mi alcoholismo tranquilamente. todas las cervezas que me vengan en gana, hasta que me aburra. tengo dinero suficiente. luego como algo. mis compromisos siempre dependen de mis prioridades. además, hay teléfonos. life´s nice.
en fin. tampoco es bueno quedarse aquí chupando chelas y emborrachándome poco a poco nada más porque traigo dinero, afuera hace mucho calor y no se me ocurre ningún otro lugar a donde ir... josé josé en la rocola, vicente fernández, nunca falta luis miguel... el dolor de la soledad no conoce fronteras. ay amor! otra chela, silvusplé...-mande?... nada, que otra dos equis helada. ámbar, por favor. no, no, ya no quiero más cacahuates. no tienen otra cosa de botana? 15 pesos? no, está bien así, yo ni hambre tengo, es por no comer más cacahuates.-enfadan. sí, enfadan...


cambiar de lugar algún objeto en la estancia (un poco por hacer algo, otro poco nada más por cambiar). el paso de otras mujeres (su olor, sobre todo es su olor lo que se queda). luego, la misma manera de ver las cosas. ahora, nada...un argentino rasta forjando frente a mí. le caigo bien y se porta bien conmigo. me da igual. no quiero hablar de él, es anodino. mientras lo observo escucho a tricky realmente conmovido: my funny valentine, i don´t find you funny...recibir una ráfaga de mañanas de sábados heladas en la cara. no aquí. no aquí: playas de tijuana: el aire de invierno me golpea mientras espero dos órdenes de tacos de barbacoa para llevar, el centro /sigo viajando/, la avenida oaxaca en la roma a las seis de la mañana -el cielo gris furibundo-, el aire azul de las calles de barcelona. no more. el trópico. no, no, aquí no hace frío. el frío lo traigo yo. my funny valentine...i don´t find you fff...very funny. por otro lado, mis acercamientos al hiperazul han sido más bien escasos últimamente, con lo que la altura de mis divagaciones ha disminuido de manera considerable. atrapado en el nivel físico -gravitatorio- de la realidad percibo los minutos de una manera más plana, más homogénea, terriblemente homogénea por momentos. es cuando digo que los días se llenan de arena. túpidos, como la mota que da mucho sueño. afuera nada de brisa. mi mente: universo limitado/ilimitado, depende de su capricho, de su humor. grandes viajes, gran imaginación. a veces solamente arena. estaba pintando y me acordé del tío phil. no pude evitar carcajearme de una broma sobre su jubilación inmediata que evidentemente no le pude hacer jamás -por lo menos NO en este plano de realidad. tío phil. tío phil. arrivederchi.


bailar. bailar un rato. apenas son las once de la mañana. tecleando mi reporte semanal al mundo. hi, guys. how are you doing? action, reaction, contraction: world forgotten...comer un plátano, si es que no están muy maduros ya. díficil pensar en tomar otra cosa que no sea café. no me quiero parar: a agarrar el plátano, a preparar café. me voy no me voy. me voy...


beysy boat se desliza por la laguna. la veo pasar frente a mi puerta. trae un silencioso motor de 25 caballos. no entiendo de marcas. es una lancha chica. desaparece. se levanta la brisa. el paisaje de todos modos permanece inalterable. con el paso de las horas de los días de los meses. cambia el tono de azul a lo largo del día evidentemente, pero eso sucede en el cielo, es la luz azul liberada del espacio/tiempo telúrico, gravitacional (gracias paul). los días desaparecen, las lunas se suceden, todo eso. muy lento, en todo caso. imperceptible. un poco insulso para su observación detenida y continuada. digo, contemplado como actividad empírica todo el asunto. nada. un pedazo de vida. una historia incompleta. siempre imperfecta, pero a eso ya nos acostumbramos. ah! y cuidado con las referencias, cosa importante parecer impoluto. qué podríamos decir a estas alturas de la contaminación? contaminación? las peores imágenes surrealistas, las más terribles, me refiero: un envase de 500 cl. de coca-cola se mece plácidamente en el agua sonrojado por la admiración que despierta entre las bacterias más locuaces. todas negras, como las bolsas de basura, como los agujeros del espacio...los ocasionados en la sien por un disparo. oH! basta de filantropía. ser controlado por una máquina vieja, achacosa. una metáfora del propio cuerpo. un libro divertido? .a., mi dulce a., como puedo saber yo si es un libro divertido? dije algo inconveniente otra vez? oh, discúlpeme. discúlpeme...discúlpeme la IMPERTINENCIA. otra vez, oH, sí, otra vez: EL ATREVIMIENTO. en qué cosas andaría yo pensando. oH! discúlpeme discúlpeme...pero sobre todo tratar de no mirar atrás: como en el ritual iniciático para los conductores de lamborghinis en la autostrada del sole: arrancar el espejo retrovisor y tirarlo por la ventana: nadie va a ser más rápido, nada llegará por detrás. bonita metáfora de la libertad. ciao carabinieri. métase el dedo en el culo y respire profundamente. luego gire la válvula. vuelta de campana. esto no es imola brother. en todo caso una bonita inmolación. oH! por favor, no le podría pisar un poco más, sólo un poco más al jodido acelerador? oh! bloody mary...


bloody mary


bloody mary


bloody mary...


...a car crash. my funny valentine..i don´t find you fff...very funny. no. lo siento, y sabes que lo siento realmente. no poder hacer concesiones, de ningún tipo. ese es el tema. si lo entiendes? qué le vamos a hacer? no llores porque me vas a hacer llorar a mí también. oh! mamacita de mi vida.



t´j downtown again. 12 p.m. la calle tercera, cuarta, atestada de taxis. mucho turista. pásale güero. un camión de ruta azul y blanco, magallanes sa de cv de antes de la guerra por lo menos. no respirar, demasiado humo. demasiado calor. demasiada gente. un puesto de fruta. cambiar mis putos dólares. casi piso a un tullido. una cerveza. una cerveza en el turis. en el dandy? quizás me topé con alguien. una cerveza, aunque sea. un teléfono, la tarjeta? mierda, llamo luego. primero la chela. directo al turístico, ya no aguanto más. una pacífico helada. ahí le va esta muertita de frío. me la echo. pido otra. no hay nadie. está usted hablando al buzón de voz de...
shit, holly shit seguir haciendo como si nada. básicamente. básicamente.